Usted está aquí

Aprobado el Plan de Acción de la Estrategia Energética de Andalucía arranca con 117 medidas

Miembros del órgano de evaluación de la EEA 2020, con la directora de la Agencia Andaluza de la Energía, Natalia González, en segundo lugar por la izquierda

El órgano de evaluación de la Estrategia Energética de Andalucía 2020, que participa en la definición y seguimiento de las distintas acciones que se desarrollarán en el marco de la planificación energética en los próximos años ha presentado su propuesta definitiva del primer Plan de Acción con 117 medidas para 2016 y 2017.

La redacción del plan de acción, el primero de los dos previstos, se ha llevado a cabo en los últimos tres meses y ha sido consensuado por representantes de todas las consejerías de la Junta de Andalucía, agentes económicos y sociales, asociaciones de consumidores y usuarios, entidades locales y dos expertos independientes, quienes tienen entre sus cometidos conocer, proponer y valorar las acciones propuestas en los Planes de Acción. 

Las 117 acciones aprobadas, de las cuales la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio tiene asignadas 70 acciones (el resto se reparten entre las demás consejerías y entidades), se distribuyen en los cinco programas de actuación recogidos en la Estrategia.

El 60% se concentra en los programas de Gestión Energética de las Administraciones Públicas de Andalucía y Mejora de la Competitividad, dando preferencia así a la generación de actividad económica empresarial y a la mejora de su competitividad mediante el uso eficaz de la energía. Por su parte, los programas Energía Inteligente, Mejora de las Infraestructuras y Calidad de los Servicios Energéticos y Cultura Energética.

En cuanto a su distribución por tipología de acciones, la más numerosa se corresponde con el fomento de instalaciones y soluciones constructivas, seguida de acciones divulgativas y formativas, estudios e informes y actuaciones de orden administrativo. Además, el plan también recoge acciones de I+D+i y desarrollo industrial en el ámbito energético y de certificación y gestión energética.

La Estrategia propone cinco objetivos de cara a 2020: reducir un 25% el consumo tendencial de energía primaria; aportación del 25% del consumo final bruto con energías renovables; alcanzar un autoconsumo del 5% de la energía eléctrica generada con fuentes renovables; descarbonizar un 30% el consumo de energía respecto al valor de 2007; y mejorar un 15% la calidad del suministro eléctrico en la región.