Usted está aquí

"Andalucía ha multiplicado por seis la producción renovable solar en los últimos 10 años"

Juan Ramón Sánchez Valencia en el laboratorio del CSIC en Sevilla

El investigador Juan Ramón Sánchez Valencia (Málaga, 1981) ha trabajado en el Instituto de Ciencia de Materiales, perteneciente al CSIC y a la Universidad de Sevilla, desde finales de 2006 hasta 2011, cuando marchó a Suiza para trabajar -durante tres años- en el EMPA (Laboratories for Materials, Science and Technology) de la Universidad de Zurich. Ya en 2014, regresó nuevamente al Instituto del CSIC para retomar sus investigaciones orientadas al campo de las energías renovables. Este físico e ingenierio de materiales ha obtenido recientemente el galardón Manuel Losada Villasante por su trabajo "Desarrollo en nuevos materiales funcionales avanzados con aplicaciones en fotónica, sensónica, electrónica y fotovoltaica".

¿Qué aplicaciones tiene la nanotecnología de tercera generación al impulso de una fotovoltaica más eficiente?

La nanotecnología de tercera generación tiene como objetivo fundamental la fabricación de celdas solares con bajo coste de producción y de alta eficiencia. La eficiencia de una celda no es más que el cociente de la energía eléctrica generada entre la luz recibida. Para el reemplazo del modelo energético actual por un sistema basado en energías renovables, en este caso solar, es necesario el abaratamiento de los paneles fotovoltaicos. Este abaratamiento requiere el uso de nuevas celdas solares más eficientes, como las de tercera generación, que engloban distintas tecnologías como celdas solares sensibilizadas con colorantes (o celdas de Grätzel), las CIGS de cobre, indio galio y selenio, las orgánicas, las de polímeros o las celdas de perovskita, entre otras.

En concreto, las celdas solares basadas en perovskitas organometálicas han recibido una gran atención en los últimos años debido al espectacular aumento de su eficiencia, que ha aumentado desde 4% hasta el 22% en apenas 6 años. Sin embargo, la tecnología de celdas solares basadas en perovskitas es muy reciente y todavía no supone una alternativa viable a los paneles fotovoltaicos actuales. Aunque todavía hay un largo camino, todo parece indicar que la comunidad científica va en la dirección correcta para el desarrollo de esta nueva tecnología de celdas solares.

Nuevas nanoestructuras en configuración coaxial 1D propuestas para celdas solares de alta eficiencia basadas en perovskitas

¿Cómo se puede transferir este conocimiento al ámbito de la empresa?

En cualquier ámbito de ciencia aplicada, la transferencia tecnológica a la industria es fundamental. Para ello es imprescindible la comunicación entre ambas partes, la empresa y los centros de investigación. Por fortuna, trabajo en el grupo de investigación Nanotechnology on Surfaces, liderado por Agustín R. González-Elipe, que siempre ha llevado esta labor de manera sobresaliente, desarrollando numerosos proyectos de colaboración con la industria. Aunque he de admitir que este escenario no es el habitual en la ciencia española o andaluza. 

¿Cómo valora el sector de las energías renovables en Andalucía?

Según el plan de fomento de las energías renovables, España debe alcanzar el objetivo de la producción del 20% de su electricidad consumida mediante energías renovables antes de 2020, y actualmente se encuentra alrededor del 16%. En mi opinión creo que Andalucía va por el buen camino ya que es una región idónea para el aprovechamiento de energías renovables como la solar y la eólica. De hecho, Andalucía genera el 19% de la potencia eléctrica total de la región mediante el uso de energías renovables, posicionándola muy por encima de otras comunidades.

¿Andalucía tiene margen de mejora en el ámbito de las renovables? ¿Cree que el impulso al I+D es la clave para que la región sea más competitiva a nivel global?

Andalucía ha multiplicado por seis la energía generada mediante energías renovables en la última década. Sin embargo, creo que tiene margen de mejora y debe crecer a un ritmo mayor porque, tal como dije antes, es una región idónea para ello. Para conseguir este objetivo, es necesario un apoyo de los gobiernos que, en los últimos años, no se está dando con la intensidad que debiera.

Por otro lado, considero que el impulso a la I+D es una de las claves para conseguir la competitividad de la región y del país en el sector de las energías. Este impulso debe formar parte de un programa bien estructurado y estable en el tiempo, ya que los resultados de un buen programa de I+D suelen dar sus frutos a largo plazo. Con el impulso en I+D no me refiero solo a investigación fundamental, sino también a incentivar la colaboración entre grupos de investigación y la empresa, fomentando así la transferencia del conocimiento. 

En su opinión como experto investigador, ¿cuáles cree que serían los retos para el sector de las energías renovables y concretamente de la energía solar (regulación del autoconsumo, músculo financiero, transferencia tecnológica, etc.?

Es totalmente necesario un plan de apoyo del gobierno tanto nacional como regional para incentivar las energías renovables. Existen países en Europa cuyos gobiernos apuestan por las energías renovables como por ejemplo Noruega, Suecia, Bélgica, Reino Unido o Austria, entre otros. Por supuesto, en este aspecto también es importante el apoyo de los gobiernos al autoconsumo energético tanto a nivel doméstico como empresarial. Tal como apuntaba antes, esta apuesta por las energías renovables no es tan alta en España ni en Andalucía como requiere la sostenibilidad del planeta.

En este sentido, el Parque Soland ofrece un espacio de excelencia para el desarrollo tecnológico y empresarial del sector desde Andalucía. ¿Conoce la iniciativa? ¿Cómo la valora?

No la conocía con anterioridad; ahora que he tenido la oportunidad de indagar sobre ella me parece una muy buena iniciativa. Claro está que en un parque tan reciente de estas características es necesario todavía captar empresas y, lo que me parece más crítico, fomentar la creación de empresas nuevas en el sector. En este sentido, es crucial que Abengoa ya tenga presencia allí. De cualquier modo, espero que este parque tecnológico fomente el desarrollo del sector de las energías renovables en beneficio del progreso de Andalucía.